Corea del Sur, (2003) , "Oldboy"
"A lo largo de la Torre del Vigía"


Primera Parte

"There must be some way out of here"
/ "Debe de haber alguna forma de salir"
Said the joker to the thief
/ Dijo el bromista al ladrón
"There's too much confusion"
/ "Hay demasiada confusión"
"I can't get no relief"
/ "No encuentro consuelo"
"Businessmen, they drink my wine"
/ "Los hombres de negocios se beben mi vino"
"Plowmen dig my earth"
/ "Los labradores cavan mi tierra"
"None of them along the line"
/ "Ni uno solo de ellos en su especialidad"
"Know what any of it is worth"
/ "Se da cuenta de lo que eso vale"


(Próximamente, la conclusión de la canción
en la segunda parte del comentario)



Tengo la impresión que esto será difícil. Es que salir de un esquema, una conducta, un patrón o un hábito es bastante difícil. Hay que salir de la comodidad que nos da la inercia y enfrentarnos a algo desconocido.

Diría que uno de los especialistas en ese tema, y musicalmente hablando, es el dueño de la prosa de la cita anterior: me refiero a Robert Allen Zimmerman. Uno de los personajes más influyentes del siglo según la revista Time, entre muchos otros títulos hacen de este cantante un rupturista y profundo crítico de la sociedad norteamericana.

Probablemente nadie apostó -ni apostaría- por aquél enjuto joven de origen judío, quien aún vendía electrodomésticos en la tienda del papá situada en Hibbing. Pese a ello, por allá por 1971, John Hammond, reconocido busca-talentos de la CBS (Columbia Broadcasting System), escuchó un par de acordes de su guitarra y le propusiera en 1972 hacer su primer disco, titulado simplemente Bob Dylan, el cual sería su pseudónimo hasta el día de hoy. Al parecer el mundo tiene un camino, y ese camino de alguna manera lo formamos todos.

All Along the Watchtower” es uno de los temas que marcarían su carrera. Con él cambiaría una vez más de estilo, limitando inteligentemente su poesía a una prosa cubierta con un par de acordes monótonos. Es que así seguramente lo quiso para comunicar la profundidad de su mensaje.

He escogido esta canción por varias razones, sin embargo una de las más poderosas es que es la manifestación de la ruptura inminente de los paradigmas establecidos en que la comunidad se sustenta. Habla de cómo los estereotipos desechados por la sociedad alzarán la voz hacia una "torre del vigía" haciendo temblar a "los príncipes", quienes no son más que los que lideran lo establecido y repiten patrones equívocos una y otra vez.

La letra le da un carácter único a estos personajes marginados -bromista y ladrón-, que representan una fuerza descontenta y a punto de revelarse. Los que fueron negados y desvalorados tomarán su posición, mientras el viento anunciará o evidencia su pronta llegada.

El ejemplo del músico, revela que la visión crítica sobre el mundo no está dada por el número de visiones que se tengan; y así, el joven vendedor, tuvo algo que lo hizo único tal como muchos otros genios de las artes. El mundo se constituye por jerarquías, las cuáles muchas veces no son sincrónicas con nuestra forma o ideal de vida. En ese momento surge la ruptura de un sistema formal, un sistema establecido que con el tiempo se llena de vicios, nos desgasta y en definitiva nos priva de libertad.

Con todo esto, no pretendo más que ilustrar un común denominador que se presenta en dos dimensiones que circundan esta película. Por un lado, es la valorización e interpretación que se le ha dado al film desde cánones comerciales, siendo una visión a mi juicio un tanto pobre si se piensa en la riqueza que la película posee. Y por otro, es el mensaje como tal que tiene mucho de la prosa de Dylan. Ambos aspectos trataré de abordarlos de la mejor forma posible en las próximas líneas.

Oldboy” es un referente en dirección, guión y actuaciones por decir sólo alguno de sus atributos, sin embargo, para entender un poco de la mecánica y sentido de, en especial el argumento, cabe tener muy presente los estudios en materia de filosofía que Park Chan-Wook hiciese mucho antes de dedicarse a realizar películas en Corea.
Las obras cinematográficas –al menos las destacadas- se constituyen por una enorme cuota de visón de mundo del director y del cómo dará cuenta de la problemática, que en este minuto, es “su” problemática.

Primero reflexionemos un poco de lo que se habla sobre la película ya que es la mejor manera de entablar diálogo con nuestro sistema de jerarquías, él nos hace ver cosas, opinar y analizar elementos desde perspectivas puntuales, quizá presentes, pero muchas veces no completas.
Los sistemas formales, de conducta, normas etc., están pensados para responder las interrogantes sin buscar fuera de dicho sistema. Es por esta razón que cuesta dar una ojeada afuera, pero es una cualidad natural en todo ser humano, algo adormecida por la inercia de las cosas.

Cuando se habla de "Oldboy" comúnmente se habla de diversas cosas. Entre ellas la similitud a los mitos de tragedia griega, la importancia de la violencia, la venganza, los recursos cinematográficos, montaje y guión entre muchos otros aspectos. Brevemente hablaré un poco sobre la impresión que tengo de ellos para después centrarme en la segunda dimensión anunciada al comienzo de este comentario. Algo más personal y menos explotado en lo que las referencias de la película establecen.



El film consta básicamente de un relato trágico e inexorable, como los de la época de Sófocles. Un camino en que el protagonista se ve envuelto y toma acciones las cuales son predeterminadas con antelación. La pérdida del ser individual, y la imposibilidad de tomar sus propias decisiones, entre otras cosas , hacen del film una de las mejores tragedias contadas en cine.

En la “Poética” de Aristóteles existen 3 pasajes muy importantes relativos a la tragedia. Es en uno de ellos donde aborda la idea de que, las acciones contenidas en ella deben imitar situaciones “que susciten la piedad y el temor”. Más adelante, cuando hablemos de la dimensión violenta del film, esta idea de tragedia será muy sincrónica con lo que se hablará en relación a la “caridad”.

Siguiendo con la idea de Aristóteles, Solger –filosofo alemán perteneciente a la escuela especulativa- en “Lecciones de Estética”, nos clarifica un poco la idea de lo trágico al decirnos la tragedia es el “resultado entre una tensión y una contradicción” y no como es entendida en la práctica como el balance entre la necesidad y libertad.

Así, es tremendamente claro al proponer que la tragedia en definitiva surge al contraponer las ideas con la realidad. En el film, el mundo interno de los personajes constituyen en su mayoría ideas: la justicia, el amor, la culpa, el perdón. Mientras, la realidad mostrada virtuosamente gracias a la dirección y recursos cinematográficos nos plasman un acontecer injusto, bélico, ultrajado y con un sentido muy particular de la moral.

El mito como medio de conocimiento es el principal axioma pedagógico para la antigua Grecia. Bajo una atmósfera casi mágica, se revela un mundo duro y lleno de complicaciones y variables aparentes. Sin embargo todo es maquillaje, nada es lo que parece y las opciones son sólo casi tan fantásticas como las de un sueño. Bajo este mismo concepto es que el relato de Oldboy acontece, y como si se tratara de Homero, narra una historia con aromas al “mito” donde “el problema del hombre” está presente en cada cuadro de celuloide.

La figura del dios griego surge en plenitud. Es él el que domina y controla el destino de los hombres, contempla y da rienda suelta a sus pasiones y angustias, rasgos propios en la figura que se le atribuye a un dios griego: pese a ser un dios, el carácter emotivo y pasional sigue siendo muy humano.

Uno de los aspectos casi estéticos constituye la violencia. La violencia en sí misma no debiera constituir un rasgo gravitante dentro de un film, son características que más bien tienden a ser un síntoma más que una enfermedad. Darle un sitial que no corresponde sería como combatir un resfrío con quimioterapia.

Debido a esta dimensión equívoca e interpretable es que para muchos destaca lo violento de las escenas, las situaciones extremas y poco pudorosas que contiene. Es esto a menudo lo que se intenta posicionar dentro de una cualidad sin-equa-non. El dilema es que la funcionalidad de dicha característica o recurso es estéril para lo que fue creada. Violencia por violencia no constituye un mensaje al menos no en esta película. Ejemplos hay varios en la filmografía de Takashi Miike, donde por ejemplo, se puede citar “Imprint”. El film constitye un trabajo descarnado sobre el miedo hacia ser un ser humano, con toda la imperfección y aberraciones que ello implica. La imperfección y desnudez de espiritu actúan con tal franqueza que generan un atmósfera violenta, y que causa rechazo en quienes no contemplan la naturaleza más salvaje del ser humano. Una buena parte de los seguidores de este tipo de trabajos tienden a recrear un discurso desde una sola característica(en este caso la Violencia), ignorando el argumento y material discursivo que suele ir mucho más allá de sólo una de las características presentes dentro de los films.

En el caso de "Oldboy", esto se evita con una atmósfera y ambientación elaborada, un relato elegante y manejo de los recursos cinematográficos impecable. Aún así se tiene la tentación de atribuir implicancias a la violencia al punto de desvirtuar el contenido del mensaje.
La violencia está justificada por otros sentimientos netamente humanos que involucran la fragilidad de ser un ser humano. Es por ello que la violencia debe ser vista como un catalizador de emociones y pasiones dentro del film, ni más ni menos de lo que se presenta.

Dentro del planteamiento Aristotélico existen 2 clases de movimientos, los naturales y los violentos. Por ejemplo, cuando una hoja cae de un árbol en otoño, o cuando el humo de una fogata sube al cielo, corresponden a “movimientos naturales”. En cambio, cuando se arroja una piedra con la mano o se echa agua hacia arriba con una regadera, estos constituyen “movimientos violentos”. Esto es porque con los movimientos naturales las cosas tienden a ocupar el “lugar” al que corresponden. A su vez, en los movimientos violentos las cosas dejan su naturalidad y no pueden mantenerse en ese estado “falso” indefinidamente.

Según esto es posible advertir que en Oldboy se presenta una violencia que se mueve con “naturalidad” dentro del film. Esto es debido a que la ficción, así como la poesía entre otras artes pueden cambiar la dimensión de las cosas y establecer nuevas jerarquías, patrones y esencias a las cosas y personas.

La sangre no constituye una cualidad si no tiene un fundamento que la soporte. En el caso de Oldboy lo tiene desde una dimensión catártica, personal y sanadora, y no -como occidente nos tiene acostumbrados- acentuando la violencia como un descontento desbocado e incontrolable producto de un sistema bastante averiado y sofocante. La violencia es irremplazable si se quiere representar a cabalidad la diferencia entre humanos y dioses, por lo que en Oldboy era imprescindible.

La venganza quizá este sea uno de los temas más tratados, y personalmente menos comprendidos, en cuanto al sitial en importancia que se le da dentro del film. Parece ser un hilo conductor de lo que la prensa llamó “trilogía de la venganza”, idea muy contraria a lo que interpreto y pienso sobre, al menos, específicamente “Oldboy”. Pese a ello, la venganza es un tema presente –aunque no excluyente- dentro del film.

Este concepto viene emparejado con la “justicia”, sin embargo existen estructuras paradigmáticas heredadas desde la filosofía griega que dificultan su aproximación. La justicia es vista como uno de los atributos espirituales propios de divinidades siendo la venganza la mala ejecución humana de esta aspiración. Pese a ello, aparentemente se contrapone a la idea presocrática que establece que algo es justo cuando su existencia no interfiere con el orden al cual pertenece. Esta contraposición es una clave indispensable en el argumento que muestra que lo central del film “Oldboy”, no es la venganza, sino como veremos más adelante “la salvación”. Algo de esta incongruencia entre el mundo presocrático y el religioso lo da cuenta Platón en la República, donde trata de deshacer los argumentos del sofista Trasímaco que sostenía que la justicia decía relación con intereses y satisfacción de necesidades individuales con el fin de mantener el poder.

Bajo esta dimensión, y siguiendo un poco con la línea filosófica, es interesante comparar la idea de lo justo que tenía San Agustín con lo plasmado en el film. Para San Agustín la idea de justicia estaba supreditada al concepto del “amar”. Después de amar se puede hacer “lo que se quiera”. Toda acción o reacción producto del amor no puede resultar injusto. Así prontamente se llega a la idea de “caridad” donde “se otorga más de lo que se debe” diferenciándose claramente de la justicia.

Esta idea es muy interesante para entender la dimensión que cumple “el sacrificio” dentro del film. El sacrificio está dado por “caridad” más que por justicia. Es ahí donde San Agustín lleva razón, al menos en el film.

La virtud de la dimensión de venganza, planteada en Oldboy, es la que de alguna manera neutraliza la idea de aspiración espiritual, y da cuenta de la brecha entre justicia y venganza propuesta antaño. En parte, la explicación al dilema es que revela una crítica hacia la conceptualización de lo que será espiritualmente elevado y lo que será carnalmente mundano. De esta forma, la ejecución de la venganza propuesta por un “Dios” deberá ser vista como justicia por los hombres.


DATOS TÉCNICOS
Director:
Chan-wook Park
Guión:
Garon Tsuchiya (story)
Nobuaki Minegishi (comic)
Actores:
Min-sik Choi / Dae-su Oh
Ji-tae Yu ... Woo-jin Lee
Hye-jeong Kang / Mi-do
Dae-han Ji /No Joo-hwan
Dal-su /Oh Park Cheol-woong
Byeong-ok Kim / Mr. Han
Seung-Shin Lee / Yoo Hyung-ja
Jin-seo Yun / Lee Soo-ah
Dae-yeon Lee / Beggar
Kwang-rok Oh
/ Suicidal Man
Tae-kyung Oh ... Young Dae-su
Yeon-suk Ahn / Young Woo-jin
Il-han Oo / Young Joo-hwan

En esta encrucijada nuestro pequeño dios es Lee Woo-jin(interpretado de manera impecable por Yu Ji-tae), es quien establece el canon de lo que se entenderá como justicia dentro del film, siendo a su vez una crítica descubierta a la intencionalidad y sesgo individual de lo que actualmente es considerado justo, de la dañina fusión entre poder y justicia, y de la profunda idea de mantener una situación de poder de lo que ya daban cuentas las reflexiones anteriores que decían relación con Platón.

Con todo lo expuesto, y sacando un poco de grava del cuadro resulta mucho más gravitante la idea de justicia que de venganza propiamente tal. En cualquier modo, aunque la venganza es un tema importante dentro del film, no es lo que centra mi atención, que es lo que intentaré explicar en la segunda entrega de este comentario sobre el film “Oldboy”.

-Fin de la entrada-

Comments (2)

On marzo 03, 2009 5:52 p. m. , Juniper Girl dijo...

¿La venganza es la hija bastarda de la justicia?
¡qué bueno que has regresado!

 
On marzo 03, 2009 6:14 p. m. , Maedhroz dijo...

Jajaja sí, debí ocupar esa metáfora en el comentario. Es muy cierto. Claro, de justicia no sabemos nada los hombres pero de venganza tenemos bastante recorrido.

Este año estaré más presente ya que deberé rehacer todas las entradas que tiempo atrás tenía :S, aunque ya estoy resignado jejeje...

Saludos y estamos en contacto.